Guardado ...

Guardado en General

Cima de la Cordillera de los Andes_ Foto tomada por Gavito

Después de mucho tiempo de planificación, el Club Deportivo Barracas de General La Madrid tuvo la enorme satisfacción de poder viajar con un contingente de 38 jóvenes de 14 a 17 años y 7 adultos a la ciudad de Mendoza, –distante a muchísimos kilómetros de nuestra Ciudad-.
La travesía, forma parte de nuestro Proyecto destinado a que los chicos, además de jugar su deporte favorito y crecer como personas, tengan distintas experiencias que los llenen de satisfacciones.

Los chicos en Cerro La Gloria En este caso el lineamiento propuesto apunta a que los chicos de la Entidad año a año disfruten de distintos viajes recreativos con la intención de que conozcan hermosos lugares de nuestro gran país.
Con los más chicos, año a año, se plantearán viajes a distintos lugares de nuestra provincia (las sierras, el mar, etc.), y con los más grandes es nuestra idea que, de ser posible, año a año conozcan destinos turísticos por excelencia de la Argentina.
La propuesto es que todos los chicos, en el pasar por el Club (su infancia y juventud), puedan llevarse, además de todo lo vivido en el día a día, una clara impresión de lo grande y hermoso que es nuestro país y muchas anécdotas que nunca olvidarán. Es nuestro desafío poder garantizarles anualmente estas experiencias en el futuro, como algo establecido y gratuito, siendo un beneficio más de nuestra Institución para con sus chicos.

El viaje estaba planificado para semana santa del 2008, con los chicos de las dos categorías más grandes del fútbol formativo: 6ta y 5ta división (14 a 17 años), pero la presencia de muchos de esos jóvenes en el equipo de primera división hizo que debiera postergarse hasta mitad de año, una vez finalizado el primero de los dos campeonatos anuales que organiza la Liga.
Partimos el 27 de julio [2008], aprovechando además el comienzo de las vacaciones de invierno, para que los pibes no perdieran ni un día de clases, haciendo un recorrido que duró más de 14 horas uniendo nuestro Pueblo, General La Madrid, con Mendoza.

Los chicos en el Parque RivadaviaLos chicos disfrutaron desde que llegaron hasta que tuvieron que irse, con jornadas plenas de actividades –todas organizadas por la gente del Club Ciudad Oeste, con el Colorado a la cabeza-: estuvimos hospedados en un polideportivo impresionante, perteneciente al Municipio del lugar, que tenía incluso una cancha de básquet de parquet en la que nos dejaban jugar al futbol 5 con los chicos, cuando volvíamos de nuestras recorridas, y donde los profesores dimos cátedra armando un equipo invencible. Los chicos, el primer día, pasearon por el hermoso Parque Rivadavia, por el Cerro la Gloria, visitaron el Club Ciudad Oeste (donde generalmente cenábamos) y hasta pudieron nadar en una pileta climatizada.
El segundo día los chicos tuvieron una sorpresa imborrable: estaba planeado un partido de fútbol con chicos Mendocinos, y se les había dicho que esa tarde iríamos al Club que hacía de anfitrión para jugarlo. Estando en el viaje para el encuentro mencionado, se les comentó a los jóvenes que se aprovecharía el recorrido para pasar por el Estadio Malvinas Argentinas, el más importante de Mendoza, donde Holanda jugó durante el mundial 78 y actualmente Godoy Cruz hace de local en la primera división del fútbol argentino. Recién cuando los chicos se encontraban en el lugar, admirados del verde del césped, de las tribunas y las cabinas de transmisión imponentes y del marco mágico que tiene todo campo de juego, se les informó que el partido sería en ese momento en ese lugar, ante el griterío general y las caras de asombro. Fue una tarde brillante donde los chicos “jugaron” al deporte predilecto de los argentinos, con chicos iguales a ellos pero que no conocían, disfrutando y divirtiéndose en un clima totalmente relajado. Aún hoy cuando transmiten por tele los partidos de primera que se juegan en esa cancha los chicos intercambian mensajes al estilo de: “viste ese pelotazo… pegó en el palo igual que el tiro mío”.

El contingente en la nieve

Pero el momento cumbre fue la llegada a la nieve. Intentamos un día, con el colectivo del Club, subir la empinada ruta de la precordillera y sólo llegamos a Potrerillos, una estación intermedia. Y los chicos se fueron a dormir con la sensación de tener que volverse a casa sin poder ver y jugar en la nieve. Viendo la desilusión, trabajamos en distintas gestiones junto con el Colorado y al otro día emprendimos nuevamente la aventura en un colectivo de dos pisos alquilado para la ocasión. El viaje incluyó una demora de dos horas por un accidente sucedido en uno de los tantos puentes que pasan dentro de las montañas, lo que hizo que la ansiedad estuviera en su punto máximo, y, al llegar al cerro Penitente, un centro de esquí muy vistado, los chicos no pudieran creer que era real lo que sus ojos veían. Eso fue un ratito, porque a los minutos estaban tirándose bolas de nieve, estaban alquilando los culo-patín que sirven para tirarse de las pendientes nevadas (haciendo que domaban caballos) y batiendo récores de velocidad -proporcionales a los nervios de los adultos que manejábamos el grupo-. Fue una jornada que nadie va a poder olvidar por el resto de sus días.

mendozaaa-051Recuerdo que estando a mucha altura en la montaña, casi llegando a Puente del Inca, una belleza natural inigualable, el Ñoco, uno de los pides que se sentaba en la butaca de adelante a la mía en el colectivo, me señaló las nubes pomposas que se veían a través de la ventanilla y me dijo: Mirá, el cielo está ahí nomás… Y esa fue la frase que yo me guardé como resumen del viaje: fuimos a un lugar donde el cielo lo tuvimos “ahí nomás”, y lo tocamos por un ratito, y fuimos felices.

Subiendo al colectivo para emprender un viaje que duró más de 10 horasPosando en uno de los altos del Cerro La Gloria, con un imponente paisaje atrásLos pibes jugando en una pileta climatizada, en MendozaLos chicos en el Estadio "Malvinas Argentinas", a punto de jugar al fútbolEn colectivo, subiendo la precordillera MendocinaLos chicos haciendo culo-patín en la nieveLos chicos en uno de los hermosos lugares de San Luis, volviendo de Mendoza

Comentarios (0) Escrito por Diego el viernes, agosto 15th, 2008