Guardado en

Una de las actividades más emblemáticas del Club, porque reflejan su esencia, su filosofía de crecimiento, son “Los viernes de las empanadas del Club Deportivo Barracas”; “movida” que tantas satisfacciones nos ha dado y tanto sirvió en nuestros comienzos para afrontar los gastos de la Entidad. Los viernes hacemos y vendemos docenas y docenas de empanadas de picadillo de carne fritas en grasa -la fórmula de Normita para la masa y el picadillo de Alicia-, y todo el hermoso grupo de trabajo de siempre!!! (extrañando ahora, eso sí, al inolvidable Cachito Islas, que desde el comienzo fue el responsable de la fritanga y motor importantísimo de la actividad).

Los viernes a la noche en el SUM del Club -Castelli y Azcuénaga,
Barrio Chino-. Pedidos al celular 02284 15 516548.

Logo empanadas

Todos los viernes por la noche el Club Deportivo Barracas celebra -por la noche- el ritual de la venta de empanadas hechas “a voluntad” por las mamás de los chicos que juegan en la Institución y colaboradores; lo que se convirtió en una marca registrada y un símbolo de esfuerzo y constancia. Cerca de cien docenas de empanadas semanales, degustadas por toda la Comunidad, que generaron y generan un importante ingreso genuino para el Club.

La idea original surgió en una reunión de padres a comienzos del 2004, donde el tema central era (y sigue siendo) “cómo recaudar fondos”. En realidad surgieron varias ideas: una fue hacer una cena show (que fue un éxito allá por el 2004), y otra fue la de hacer empanadas caseras todos los viernes para vender y generar fondos genuinos. Y en eso nos metimos.
Estuvimos todo el 2004, el 2005, el 2006, el 2007 y formamos un grupo excelente de gente voluntaria (padres, vecinos, colaboradores, buena gente) que algunos viernes superó las veinte personas, con puestos de trabajo amasando la masa de las empanadasperfectamente establecidos (picadillos, mandados, atención, encargues, amasada, relleno, repulgue, distribución, envoltura, limpieza, etc.) y una buena onda que terminaba plasmada en un producto exquisito que salía por más de cien docenas por jornada.

En los primeros años nos prestaron un lugar para hacerlas (el Club no tenía infrestructura), y desde el 2012 estamos trabajando en nuestra propia cocina, que construimos a lo largo de estos años con mucho trabajo voluntario (pensando especialmente en que nos sea funcional), demostrando que pasa el tiempo y lo nuestro sigue siendo el esfuerzo para crecer y el compromiso de que todos tenemos que poner nuestro granito de arena.

Comentarios (5) Escrito por Nicoman el 28 Feb