Guardado en General

Hace unos días visitó nuestro Pueblo, nuestro Club, un jovencito estadounidense de 14 años, Leo Dulitzky Gilman, que un año antes -como quien tira una botella al mar con un mensaje- se contactó con las autoridades del Club Deportivo Barracas de La Madrid a través de las redes sociales para presentarse y proponer una idea que había tenido.
LeoDespués de habernos mantenidos en comunicación durante meses, finalmente se hizo realidad el encuentro, que sirvió para, definitivamente, fortalecer vínculos. Además, Leo cumplió con su proyecto: durante este tiempo fue juntando entre sus amigos, conocidos y allegados, botines para donarnos, material que trajo consigo en dos enormes valijas para entregarlos ese día en nuestra Entidad. Leo contó que, como parte de la preparación de su bar mitzvah“especie de comunión para los chicos judíos” explicó simplificando-, quería hacer algo relacionado al fútbol y la acción social, y también que tuviera que ver con Argentina. Por eso se puso a investigar por la red y finalmente contactó a nuestro Club para proponer la idea.
La distancia en kilómetros que nos separa es un número muy grande: casi 8.500 kilómetros. Vive en Austin, Texas (EEUU). Su papá, Ariel Dulitzky, es argentino radicado en EEUU, y la familia de su mamá es norteamericana. Junto a su familia, o ahora solo, siempre visita su familia paterna en Argentina durante sus vacaciones de verano -invierno para nosotros-; y en este caso quiso llegar hasta La Madrid para conocer “en vivo y en directo” lo que había aprendido del Lobo a través de internet.

austin - la madrid

*Leo, de Austin a La Madrid

Fue una alegría que la visita a nuestro Pueblo incluyera a sus tíos: Liliana y Darío -que viven en La Plata- y sus primos Eshel y Lautaro -este último hijo de otra tía que vive en Capital-. Ellos también recorrieron el Estadio Ciapina-Morante de atrás de la vía con los responsables del Club y se interiorizaron sobre la tarea social que cumple la institución.
Leo y los pibes del ClubLa visita a La Madrid por parte de Leo y sus familiares se vio coronada por un recibimiento de mucha gente que realiza variadas tareas en el Club, un Club que sostiene muchas actividades con el trabajo voluntario de todos y que asegura su libre ingreso al ser absolutamente gratuito. Los visitantes tomaron una real dimensión de ésto estando acá, y quedaron realmente sorprendidos por los logros y los proyectos que tenemos. En EEUU este modelo de Club, con tantos voluntarios, sin fines de lucro, siendo epicentro de toda una Comunidad, no es para nada común. Fue interesante el ida y vuelta de preguntas y respuestas en ambas direcciones para saber más de la cultura del otro, lo que para nosotros es la solidaridad bien entendida, lo que representa nuestra Entidad más allá de los colores y los deportes.
Hubo un gran almuerzo con un riquísimo asado bien argentino para agasajar a los visitantes, donde también se aprovechó para pasar imágenes en pantalla gigante de todo lo que ha crecido el Deportivo en los últimos años.

*El fútbol, idioma universal

Leo jugando en el DepoEl denominador común siempre fue el fútbol: A Leo le apasiona el fútbol. En su ciudad, Austin, juega en un club que se llama River City Rangers. En general de defensor derecho. A diferencia de lo que vio acá, allá su equipo no tiene cancha propia, notando que, para nosotros, el lugar físico no es sólo la cancha, sino el lugar de re-unión de muchísima gente muy diferente, como decimos: Mi Club, Nuestro Lugar.
De la primera de EEUU es hincha de DC United -donde actualmente juega Luciano Acosta, el petisito habilidoso que supo jugar en Boca y en Estudiantes-. De Argentina le gusta Independiente, más que nada por seguir la tradición del papá. Y, al igual que muchos chicos de la actualidad de todos los rincones del planeta, reconoce que su equipo favorito es el Barcelona porque le encanta Messi.
A media tarde del sábado Leo y su primo Lautaro jugaron al fútbol con los pibes de sexta y quinta de nuestro Club. Leo, tal cual lo que había señalado en uno de sus primeros correos, se recostó sobre la derecha para ubicarse de 4, mientras que su primo Lautaro -que mencionó haber jugado un tiempo en Ferro- jugó al medio (y metió un golazo de media distancia). Se lo vio suelto, seguro, y en una de las primeras jugadas tiró un caño, revelando que sangre argentina tiene en las venas.

*El agradecimiento

almuerzo en el ClubDesde EEUU, su padre, Ariel, siguió las novedades que le fueron contando, y más tarde hizo un buen resumen de una jornada que para todos va a ser difícil de olvidar en un mensaje de agradecimiento para la gente de nuestra Entidad:
“Quería agradecerles de todo corazón el cálido recibimiento y generosidad con la que atendieron a Leo, a Lili, Darío, Eshel y Lautaro. Durante todo el día me estuvieron compartiendo fotos, videos, sensaciones. Toda la gente del club han sido los mejores compañeros que podría haber tenido Leo en esta ruta que empezó para su Bar Mitzva. Como dije en un mensaje previo, para Leo todo lo que le dieron lo ha ayudado a crecer. Y a todos nosotros también. Por lo que vio él y toda mi familia se entendió mejor lo que significa el esfuerzo, la solidaridad, el compromiso comunitario. Y haber podido contribuir un granito de arena nos reconforta. Ojalá que este haya sido solo en un hito en un camino que podamos seguir recorriendo juntos“.

Comentarios (0) Escrito por Diego el viernes, julio 29th, 2016


Puedes seguir las respuestas a esta entrada por "RSS 2.0" y dejar a trackback desde tu sitio.

Dejar un comentario