Guardado en General

Tal cual se dejó en claro en la inauguración del Salón de Usos Múltiples (semana santa del 2006), la construcción “a voluntad” fue un desafío pero lo bravo comienza ahora. Porque dentro del Salón tiene que haber una biblioteca popular que funcione (ya tenemos muchos libros donados), computadoras con internet (ya tenemos una compu y un TV donados), los chicos tienen que aprender cosas, mejorar, divertirse sanamente… ya damos distintos talleres, la merienda tiene que ser un buen momento, etc., etc., etc. Y ahí ya no es tan “fácil” como poner ladrillo sobre ladrillo, ahí empiezan a tallar las cualidades humanas y la constancia.

Y ahora se viene el proyecto de hacer una biblioteca popular en el Club

El mes pasado inauguramos el Salón de Usos Múltiples de 15 x 8 metros construido con trabajo voluntario durante los fines de semana. Habíamos comenzado en septiembre del 2004, en el predio de nuestra Institución.
Los objetivos alcanzados generan nuevos desafíos. Ahora estamos terminando una Sala de Atención Primaria de la Salud para todo el “Barrio Chino”, nuestro Barrio, y ya estamos proyectando la construcción de una Pensión para adolescentes en situación de riesgo.

Y si algo hemos aprendido, es que construir nos ha costado mucho, pero que lo más importante está en lo que se pone adentro… en el proyecto, en el recurso humano, en la participación de la Comunidad y de los chicos sobre todo. El Salón por si solo sería poco si dentro de esas cuatro paredes no pasara nada interesante. Y en nuestro Club si algo sobran son las “cosas interesantes”.

Es por eso que ya comenzamos con talleres totalmente abiertos y gratuitos: “Danzas Folclóricas”, “Manualidades” y “Guitarra”. Y en mayo arrancamos con uno muy especial que apunta a que los jóvenes aprendan nociones de albañilería, electricidad, plomería y carpintería para que -en una primera instancia- puedan reparar artefactos y cosas en sus propias casas. Y como primer tarea práctica a los chicos se les va a proponer, además, construir una mesa de ping pong para que quede en el Salón. A eso se van a agregar distintos juegos de mesas que ya nos han donado (ajedrez, dominós, rompecabezas, etc.) que estarán a disposición de los chicos durante todo el día. También tenemos donada una computadora y media y un TV viejo que en breve serán puestos en funcionamiento en el mismo lugar.

Pero el proyecto puntual más importante dentro del Salón pasa por armar una muy buena biblioteca popular (“buena” en cantidad y calidad de libros y “buena” en cantidad y calidad de uso). Y ya comenzamos. Tenemos 250 libros (muchos regalos del día de la inauguración) y el apoyo de gente como Maitena, Ariel Scher (periodista de Clarín), y tantos otros, para proveernos material de primera a través de las editoriales. En un primer momento nos vamos a dedicar fuertemente a los más chicos y a temáticas referidas al deporte (hay enciclopedias futboleras, están los libros del Diego, nos vamos a hacer suscriptores del diario Olé, etc., etc.).

Ya nos hicimos de un ropero viejo que servirá de biblioteca provisoria hasta que nos podamos organizar. Si uno lo mira con detenimiento, cuando las puertas están apenas entreabiertas, puede notarse que -además de olor a naftalina- tiene mucha magia para entregar, muchos lectores perdidos (nunca buscados) que rescatar. Como en las “Crónicas de Narnia” de C.S.Lewis, un ropero es el comienzo de una aventura donde los chicos son apartados de una realidad difícil (una guerra mundial) para ingresar a un mundo de grandes aventuras y enseñanzas que termina generando lo mejor de ellos.

“Dame una buena metáfora y cambiaré el mundo” sería una gran frase célebre que nadie célebre ha dicho. Que sería este mundo sin metáforas, ¿no?.

Comentarios (0) Escrito por Diego el lunes, abril 17th, 2006


Puedes seguir las respuestas a esta entrada por "RSS 2.0" y dejar a trackback desde tu sitio.

Dejar un comentario